ENTREVISTA -Tonys del Humor-

Entrevista realizada por: JOSÉ MARÍA SÁNCHEZ 'KIMBO'
Fotografías realizadas por: JAVIER GARCIA y Cedidas ASHUMES

-ENTREVISTA PERSONAL CON:
TONY ANTONIO y TONY MELERO (Actores y Humoristas Españoles)-


Esta quincena hago una entrevista doble a dos generaciones del mundo del humor: Tony Antonio -Presidente de ASHUMES- (la Asociación de Humoristas de España); y el cada vez más conocido en los medios radiofónicos, televisivos, y espectáculos en directo: Tony Melero el humorista más joven de España.

Ellos son padre e hijo y por respeto merecido empezaremos por el nombre del padre, seguido del hijo.

Para Tony Antonio. Empezaré con dos preguntas en una: Sabemos que eres madrileño, pero ¿exactamente de dónde? y ¿Cuál es tu comida preferida?
TONY ANTONIO. Yo nací en la Calle Río Rosas, 48 en casa de mi tía, porque mi madre no quería que naciese en Tetuán, donde vivía mi familia. Tetuán era entonces un pueblo, y no quería que su hijo fuese ‘un paleto’; antes se nacía en las casas, porque no había dinero, ni hospitales como ahora. A la semana de nacer me vine a Chamberí, y estoy empadronado en dos sitios.
Mi comida preferida son todas, porque me gusta todo, menos las comidas que se pueden hacer ‘bola’, y sean difíciles de digerir, tengo una garganta seca, y necesito ‘el jugo’ (-ríe, durante toda su respuesta, de manera divertido y feliz).

¿Desde cuándo te dedicas al mundo del humor y por qué?
TONY ANTONIO. ¡¡¡Uff…!!! Si te digo el por qué, te vas a reir. Yo me dediqué al humor por ‘tratar de ligar’. A mí, me tocaba poner los discos, el local me lo dejaba mi padre, y para entrar en las fiestas de los guateques, a los 15, 16, 17 años, yo tenía complejos, estaba muy delgaducho, brazos delgados, espinillas que parecían ‘una paella’ por toda la cara, ¡vamos!, que todos mis amigos ‘arrimaban la cebolleta’, y yo en los discos y el local. Me dije que tenía que hacer algo, y lo que hice es hacer reir. Las chicas me decían: ‘qué majo es el Melero…’, y las sacaba a bailar, alguna vez. Lo que empezó siendo una afición, acabó siendo una profesión. Con tan sólo 6 años imitaba a todos los personajes, yo estuve en la cama de una enfermedad grave, y mi padre me puso una radio, y ahí escuchaba a Pepe Iglesias. Luego, me llevaron a ver una película de Cantinflas, y estuve como dos años, imitando a Cantinflas. También limpiaba los zapatos, y me daban ‘una perra gorda o una de dos reales’ ¿te acuerdas?. Un día imité a Rodríguez de la Fuente en televisión donde gané el primer premio y, a partir de ahí, me dediqué a esto del humor.


Después de tantos años pisando los escenarios de toda España, ¿Todavía te pones nervioso al salir al escenario?
TONY ANTONIO. Sí, si, si… pero mucho; además, voy al baño, y ya sabes que la gente suele ir a hacer pis, yo no, yo a hacer ‘pom’, dos, tres veces, o cuatro, los nervios son… Un día me dijo Sara Montiel ¿te acuerdas? (aquí, nos imita a la diva española), “el día que se te quite esto, es que ya no vales, esto es responsabilidad”, son nervios que, como un torero, bueno, el torero es que se juega la vida.

Es sabido que a muchos artistas el escenario les transforma, y fuera del escenario son tímidos. Tú ¿eres tímido?
TONY ANTONIO. Yo era un gran tímido, porque ya te digo que es que no ligaba nada. La gente no se lo cree que fui tímido, pero es cierto. Por suerte, ya he superado la timidez, mucho más de lo que yo hubiese pensado en mi vida. Yo estuve estudiando bachiller hasta los trece años, y desde los trece a los veintitrés estuve trabajando con mi padre de ebanista, soy Campeón de España en ebanistería, y quinto del Mundo. Mi madre me ponía un bocadillo, y si yo veía al dueño/a de la casa por allí, no me tomaba el bocadillo por vergüenza, no sea que me dijeran ¡eh, chavalín!, ¿quieres una coca-cola?. Vergüenza, yo no pedía ni agua, era vergonzoso, y la prueba es que con 23 años, cuando yo me metí a humorista, a mi padre le decían que no era posible que yo me hubiese metido a humorista.

¿Cómo y cuándo se te ocurrió fundar ASHUMES?. ¿Con cuántos socios empiezas, y cuántos somos ahora?
TONY ANTONIO. Empezamos siendo doce o quince. La primera vez que os cité fue en la discoteca CATS. Yo pensaba que era muy bonito dedicarse al humor, pero que no teníamos escuela, y que era muy bonito poder ayudar a aquellos que empiezan, que podíamos hacer obras benéficas (llevo más de 1.500 funciones benéficas, en todos los sitios en los que me llaman…), y que es dedicarnos a hacer el bien. Lo que más me gustó es que cuando os convoqué aparecieron doce o quince, y ahora ya estamos cerca de los cien.

Sabemos que realizas terapias en hospitales. ¿Las hacéis solo para niños o también para los adultos?
TONY ANTONIO. Últimamente que estuvimos en el Ramón y Cajal, siempre lo hacemos para todos, porque nuestro humor, creo que es un humor blanco, de adultos y de niños que no ofende. Somos humoristas profesionales, y no utilizamos palabras soeces, no somos ‘payasos sin fronteras’, pero estamos en el convencimiento de hacer actuaciones abiertas donde vienen niños, padres, enfermeros, enfermeras, médicos, etc… que también necesitan reírse, porque ya sabes que la última vez que lo hicimos, fue precioso.

Háblanos de la película que vais a estrenar: ‘La Ley del Embudo’. ¿Quién la dirige y cuál es su trama?
TONY ANTONIO. La trama es de muchísima actualidad porque habla de las tarjetas, de las acciones de un supuesto banco… Yo soy el Ministro, y ya sabes que algunos ministros están involucrados en llevarse ‘algo’. Algún amigo mío que antes era Ministro, ahora es Director de Banco, que a su vez tiene contratado a mi hijo, que a su vez tiene a su cuñado… hay una historia de amor, entre medias, y Alfredo Carrasco que es el Director, me llamó diciéndome que quería hacer un corto, y le dije que le ayudaba, tiramos para adelante, y ¡de pronto! me dice que el guion se le estaba alargando, entonces, le ha salido un largo. Estamos muy felices de lo que hemos hecho, y lo que sucede, es que tú ya sabes lo difícil que es esto de estrenarlo… ahora, tiene que hacer el montaje ¡con lo que cuesta eso!, y no hay un duro de presupuesto, porque le hemos cobrado tanto… (ríe, en este instante).

-KIMBO: Es un buen momento para darle la entrada a Tony Melero-

Indiscutiblemente eres el humorista más joven de España pero... ¿A qué edad hiciste tu primera actuación con el público?. ¿Cómo fue y que sentiste?
TONY MELERO. Lo de más joven de España, es un eslogan que sigue estando, pero ya no sé si es… real, pero como ya tengo los 30 años, y como nadie me ha venido a decir que yo soy más joven, lo seguiré usando, por lo menos, hasta los 48. Luego diré: “el hombre más divertido de España…”, lo iré cambiando (ríe, en éste momento). La primera vez fue con seis, siete añitos en Florida Park, es cuando me saca mi padre, tengo muchos recuerdos y… cuando estaba despidiéndose me presenta. Yo hacía mis imitaciones, imitaba a Chiquito de la Calzada, le imitaba a él, cuando hacía de Rocío Jurado, yo imitaba a mi padre… me dijo que si me atrevía a subir, yo es que soy muy tímido, pero me envalentoné, y dije que ¡venga!. Me acuerdo que estuve cinco minutillos y, mi padre me decía que ya estaba, y yo no me quería bajar del escenario; le cogí el gustillo a la primera.

Esta película ‘La ley del Embudo’ es tu primer trabajo como actor. ¿Cómo te has sentido al tener que limitarte a seguir un texto y unas directrices determinadas?
TONY MELERO. Siento decirte que no es mi primer trabajo como actor, ya que yo empecé como actor en televisión con el programa: ‘Veo, veo’ como humorista. Con nueve o diez añitos hice: ‘Médico de familia’, luego he hecho intervenciones en: ‘La hora de los valientes’ con Gabino Diego, y dirigida por Mercero. He hecho muchas series, he salido en: ‘Hospital Central’, ‘La Casa de los líos’… A mí los guiones, desde pequeñito se me han dado muy bien. No es que era un gran estudiante, porque me costaba lo mío, pero sí que es verdad, que siempre todo lo que leía era con más interés, y se me ha quedado todo con más facilidad, la verdad.

¿A cuántos personajes puedes imitar y cuantas voces distintas puedes hacer?
TONY MELERO. No los he contado, pero que use, o que sean para hacer en el escenario o en radio, que voy mucho, rondan las cuarenta voces. Y cuando te pones a sacar, cada semana veo uno por la tele, y ¡de repente!, me sale una voz que no tenía, eso es lo que nos pasa a todos los que imitamos.



¿Cuál personaje te gusta más imitar?
TONY MELERO. Como cantante Bisbal, es con el que más me he nutrido cantando, por el que yo empecé a cantar, más en serio. Y en la imitación quizás, Boris Izaguirre, porque es el que más gusta, el parecido fidedigno de mi voz, a la del original (y nos imita a Boris Izaguirre, en éste instante, ¡es asombroso, el parecido!, es igual a Boris).

¿Cuéntanos un deseo que te gustaría que se realizara?
TONY MELERO. ¡Qué difícil es eso!, yo no soy de sueños a largo plazo, soy del mañana y del hoy. Ahora mismo, tengo un sueño de un proyecto que está montándose, y donde me gustaría ‘meter la cabeza’, y es que no quiero contarlo porque mi padre cuenta todas éstas cosas, y me da la sensación de que si se cuenta no sale adelante, prefiero no contar nada. Y después, espero y deseo poder dedicarme al humor, toda mi vida.


Ayudas a tu padre en la dirección y presidencia de ASHUMES, o dejas que se las apañe él solo?
TONY MELERO. La verdad es que no le ayudo casi nada. El pobre se las come, y se las traga él solo, y cuando no puede más, tira de mí, y si puedo echarle una mano se la echo, pero de Ashumes se lo come todo. En las Galas, si necesita organizar, estoy ahí.

Tu comida preferida
TONY MELERO. La verdad es que me gusta mucho comer. No me gusta la verdura, aunque yo disfruto con un buen plato de judías verdes, con su patatita, y su aceitito. Me gusta mucho la pasta, la comida italiana, que me encanta. Y si he de decir alguna comida, mi hermana y yo decíamos la lasagna de mi madre, y de carne, tiene que ser de carne en mi ‘top tres’.

Para Tony Antonio. Este será el V año en que ASHUMES otorga el premio Sancho Panza… ¿Por qué el nombre de Sancho Panza?. ¿Dónde se celebra este año? Y… ¿A quién se le otorga?
TONY ANTONIO. El nombre de Sancho Panza que junto con el escultor, sobre todo con Ramón Chaparro, ¿te acuerdas?, empezamos a pensar ‘El Lazarillo de Tormes’, personajes famosos de la literatura española, simpático, picaresco… y dijimos que Sancho Panza porque obesidad, en su locura con su jefe, y dije yo que tenía que tener ‘Detalles’, teniendo el teléfono de Gila en la mano, los zapatos de payaso, el pantalón de Cantinflas, y la silla de Charlie Rivel, con el gorro de Chaplin, además de un micrófono del tipo showman antiguo americano. Primero se hizo la figura en bronce y, como pesaba tanto… dije de hacer una institucional, y se la dimos a Su Santidad El Papa, y que allí nos fuimos a ver al Papa unas cuarenta personas. Benedicto XVI lo recogió de manos mías, y como el ayudante le ayudó por lo que pesaba la figura, me dije que teníamos que cambiarla a otro material. Ahora se hacen de madera, y más chiquititos, es más cálido, y es muy bonito, casi no pesa; realmente es precioso.
Se celebrará este año 2017 en el Hotel Meliá Castilla, el próximo domingo 25 de junio. Este año se le otorga a: Pepe Carabias, Juan Muñoz, Flippi, Emma Ozores, Irma Soriano, Goyo González, a título póstumo se le concede uno a: Paloma Gómez Borrego. El premio institucional lo recibirá la Fundación de la ONCE, en la persona de: Miguel Carballeda, con una sorpresa, que no te puedo dar, y que, me la han ofrecido hoy que, sería maravilloso dársela a ésta persona.

-Tony Antonio con el Papa en Roma (Foto cedida: Asociación ASHUMES)-
En el año 2009 Su Santidad el Papa Benedicto XVI accedió a la visita de ASHUMES, y aceptó el galardón de Sancho Panza. ¿Qué sensación experimentas al ser recibido por Su Santidad?
TONY ANTONIO. Unas sensaciones inolvidables y preciosas. Llegamos a las ocho menos cuarto, y cerca de las diez nos comunican que es imposible entregarle el Premio a Su Santidad; que teníamos que entregarlo al Museo del Vaticano, pero que no se lo puedo dar yo, en mano. Paloma Gómez Borrero habló con el Cardenal Rouco Varela, y yo no sé qué pasó allí, que sí que pude entregárselo al Papa, en mano. Llamé por el teléfono a casa, y estuve diez minutos llorando de emoción y, aunque no soy católico practicante, es algo muy bonito que poder contar.

Decirnos una anécdota cada uno que recordéis en este instante
TONY ANTONIO. Pues te voy a contar una. Cuando estoy licenciado del Servicio Militar me llama el Coronel que iba a hacer una fiesta en el Ministerio del Aire aquí, en Moncloa. Era mi primera actuación ante los altos mandos militares. Estaba Tony Leblanc, también. El Coronel se sienta con mi padre y mi madre, sin saber que eran mis padres. Y el Coronel comentando: “éste chaval tiene madera, tiene tablas…” y dice mi padre: “¿cómo no va a tener tablas, si es ebanista y tenemos un taller de carpintería?” (ríen padre e hijo, a carcajadas, en éste momento divertido y ameno).
TONY MELERO. En una de las primeras series que hice que era: ‘Famosos y Familia’, yo tenía entre once y doce años, e interpretaba al hijo de una familia de actores famosos: Joaquín Kremel y Carmen Maura, y en esa serie estaba Juan Echanove y el director era Fernando Colomo en la TVE-1, pero no tuvo éxito, creo que se vieron ocho capítulos, nada más. Yo me sabía los guiones míos, y los de los otros actores, era un ‘niño repelente’, pues bien, en el cuarto o en el sexto capítulo de la serie me equivoqué, cuando no me había equivocado ‘nunca’, pues esa vez me equivoqué, y Joaquín Kremel me dijo: “Que hijop… pensábamos que eras un Robot”, la gente se lo tomó a risa, pero yo con once o doce años, me sentó tan mal que llegué a casa llorando y le dije: “Papá, que me he equivocado…”, y me dijo que era normal, que llevaba dos meses; aquello se me ha quedado muy marcado, creo que para toda mi vida.



Para terminar un deseo para nuestros lectores
TONY ANTONIO. Que se multipliquen, como los panes y los peces. Que se rían mucho, y que se olviden de los odios y de las envidias. Que crean en el amor al semejante, y a sí mismos.
TONY MELERO. Yo voy a dar un consejo, me estoy volviendo a leer el libro: ‘El Secreto’, que recomiendo que lean el libro a los lectores, si todavía no se lo han leído. A todos, que hay que pensar EN POSITIVO, que es uno de los mensajes que deja el libro. Todo lo positivo, atrae a lo positivo, y todos los pensamientos positivos son mucho más potentes que los negativos, y ese es mi consejo, ¡Pensad, siempre en positivo!.

Muchas gracias a los dos por vuestro valioso y precioso tiempo, y en nombre de nuestros lectores y en el mío propio: muchos ÉXITOS, y muchos BESABRAZOS.


JOVEN PROMESA DEL HUMOR, AUTODIDACTA

Crítica realizada por: JAVIER GARCIA

Tan sólo tiene 30 años, y Tony Melero se desenvuelve sobre los escenarios con una maestría, propia de los más veteranos. Su padre: Tony Antonio, orgulloso, y admirador del artista novel (como él bien nos dice), le presenta en el Teatro Prosperidad de Madrid, ante alrededor de cuarenta personas, en su Sala-2. Espectáculo ameno y muy familiar, cercano y con mucha empatía con todos los espectadores que le reciben con: vítores y aplausos, en espera, de alguna actuación ‘sorpresa’ o novedosa, que el propio artista anuncia, de manera sucesiva.

De forma autodidacta, y confesándome después: “yo nunca he dado clases de canto”, Tony Melero nos desgrana canciones de: Bisbal, y de otros artistas, muy conocidos por todos los espectadores que allí, nos dimos cita. Las imitaciones se suceden, entre chistes, y el humor televisivo. Manu Tenorio y David Bisbal alcanzan el ‘Cenit del humor’, junto a Boris Izaguirre, en una inflexión de voz perfecta.
La elegancia, y la interpretación reina, sobre el chiquito escenario del Teatro Prosperidad que, una vez más, colgó el cartel de: ‘NO HAY BILLETES’, en la entrada al teatro. Frescura y naturalidad, en un joven repleto de comicidad, y de un buen hacer sobre las tablas escénicas españolas. Desde nuestra Revista, le deseamos: ¡Mucha suerte en el Humor!, y ¡Muchos éxitos venideros!. La imitación a ‘Joselito’, sin abrir la boca y cantando, es INMENSA y SORPRENDENTE; para no olvidar nunca. Si desean contratarle, hablen con su padre: Tony Antonio, en su móvil personal: (608) 500-639, acepta todo tipo de propuestas para llevarle a un ENORME artista novel, que le dejará gratamente sorprendido, en una buena reunión de amigos/as, o de empresa.

No hay comentarios: